AGRUPACIÓN DE CROTOS LIBRES

 

 

LA MUJER EN LA VIDA CROTIL

¿Por qué en bicicleta? Porque la bicicleta es un medio de transporte urbano solvente, saludable, ecológico y divertido. Es un icono, un símbolo de libertad y un instrumento práctico de transformación social. No paga tributos, no gasta petróleo, no colabora con el desarrollismo destructor ni con la guerra global.

Opinión de mujeres

23 de Setiembre de 1996 de Beatriz 

...espero que esta carta llegue a tiempo para participar de algún modo en la Primera Cumbre Nacional de Crotos.

No he sido invitada oficialmente, pero creo que entre crotos las formalidades sobran. Leyendo la noticia de tan ingeniosa y esclarecida Cumbre he descubierto que yo también soy una crota. Y paso a detallar afinidades con el gremio: desde hace años ando yirando por el mundo con el mono al hombro (bien previsto con un buen libro, una bombillas y bastante yerba mate), viajo con pase libre no ya gracias a Crotto sino a la ONU (ahora caigo que debería llamarme ONA en lugar de crota, o mejor, crotONA) y en lugar de trenes de carga ando fatigando del avión la "business class".

Ni pordiosera ni menesterosa, soy una egresada de la UBA que, como los crotos de la década del 20, me vi obligada a trabajar en lo que fuera: crotONA y golondrina, muchas veces despistada por andar a contramano de las estaciones, trabajo como lenguaraz itinerante del inglés y el francés al castellano, aunque también me las ingenio con el gallego y el lunfardo y en breve habilitaré el alemán y el italiano, pa lo que gusten mandar. Pero este año esta cerrado el cupo, porque los astros me han deparado  un sabático antialérgico y desintoxicante (léase: me cancelaron los dos contratos) y he vuelto a las saludables caminatas sin fines de lucro.

Como mi abuelo gallego y anarquista y mi viejo anticlerical e irreverente, tengo el alma libertaria y llevo los ideales a flor de piel. Por eso adhiero a la Cumbre: tambien yo trato de trabajar, gastar y consumir menos y aspiro a ser libre y a disfrutar de una vida simple pero profunda. Baste decir como referencia que soy de las que siguen resistiendo: no tengo, porque no quiero, auto ni Tarjeta de crédito, ni videocasetera, ni fax ni internet. Sucumbí solamente al contestar automático  porque me presta un gran servicio para defender mi libertad, y a una computadora del tamaño que calza en un mono de una crotONA porque pesa poco y rinde mucho (en palabras, me refiero, como si fuese un machete electrónico). Pero la computONA todavía en el armario esta arrumbada, nadie en ella escribe nada ni hace sus teclas sonar...

Para terminar, les agradezco la atención y les auguro la más luminosa de las Cumbres.

Los seres tan hermosos como ustedes, que son poesía viva, me confirman que no todo esta perdido todavía. Porque parafraseando a Bécquer, mientras haya en la Argentina Poesía, habrá Argentina.

                                                                 ***********

Julio de 2001- Carmen de Neuquen

Carmen nos dice porqué es como es. Analiza porqué somos como somos.

PORQUE SOY COMO SOY...

Cuando me preguntan porque soy anarco-feminista con tono de voz paternalista, contesto "porque sí". Y porqué si? Porque más que respuestas, tengo preguntas, preguntas que me hago desde siempre.

Será porque estoy cansada que me traten como si fuera menor de edad?

Será porque desde chica se me quedó atragantada las ganas de subir a los árboles, porque hacerlo era cosa de varones y no había que ser machona?

Será porque me moría de ganas de jugar a la pelota y solo se me permitía jugar a la casita, a las muñecas, a leer cuentos como blancanieves, la bella durmiente o la cenicienta y al igual que a ellas me inducían a esperar al príncipe azul que me salvaría y me protegería de todos los males de este mundo y a cambio de ello solo debía ser buena y complaciente?

Será porque aun tengo grabadas las culpas de las caricias inapropiadas permitidas al novio de la adolescencia?

Será porque no quise llegar virgen al matrimonio como correspondía en aquellos tiempos a las mujeres de mi generación?

Será porque cada vez que durante el almuerzo o las cena cuando alguien reclama que falta sal o algo por el estilo se esperaba que fuera yo la que se levante a buscarlo?

Será porque quiero compañero caminar por la vida a la par, no delante ni detrás tuyo?

Será porque quiero pensar por mí misma sin pedir permiso?

Será porque quiero hacerme cargo de mi propia vida, en lugar de cargar sobre las espaldas de un varón mi subsistencia?

Será porque espero que cada vez que me equivoco no se me juzgue que el error que cometo se debe a mi condición de ser mujer?

Será porque tengo la ilusión de que si repartimos y compartimos las tareas domesticas, la crianza de l@s hij@s, las tareas que generan dinero, conocimiento la toma de decisiones, etc. etc. nos permitiría a mujeres y hombres crecer juntos y sería la cotidianeidad más placentera ?

Será porque me llena de bronca este modelo de hombre que anda por la vida con un teléfono celular colgado de cada oreja, con la risa ahogada por el nudo de la corbata seduciendo a mujeres-niñas, en potentes autos y practicando sexo expeditivo y descartable a fuerza de viagra en el mejor de los casos?

Será porque quiero compartir una cama con un hombre que este menos preocupado por su potencia sexual y se desnude en su sensibilidad, su ternura, sus miedos, sus alegrías, sus sueños, sus utopías?

Será porque no tengo ganas de esperar a que hagamos la Revolución para resolver la relación de poder que existe entre hombres y mujeres y en la que en la mayoría de las veces, salvando las honrosas excepciones que confirman la regla, las mujeres pasamos a ser propiedad de los varones?

Será porque me suena a "verso" el discurso en el que se escudan los "revolucionarios" que dicen que están tan ocupados con la revolución que no tienen tiempo para el compromiso afectivo, y al igual que los burgueses caen en el ejercicio de la practica del sexo fácil sin compromiso bastardeando la excelencia del amor libre?

Será porque creo que se libre no es hacer lo que me da la gana, sino elegir con qué y con quienes me comprometo?

Será porque quiero llevar a la practica cotidiana tanto discurso de solidaridad, libertad, no a la jerarquía y necesito el equilibrio entre lo que pienso y lo que siento?

Será porque me enoja ver como el sistema capitalista prostituye nuestra lucha haciéndole creer a la sociedad que la igualdad que el feminismo reaclama existe pues las mujeres hoy pueden ingresar a la política, a la policía, al ejercito, pueden dirigir ministerios, empresas reproduciendo los valores machistas que nos someten a mujeres y hombres?

Será porque creo que la Revolución Social comienza por casa?

Será porque cuando nos planteamos hacer la revolución "con" y no "para" en el "con" te incluyo y quiero que me incluyas?

Será porque la existencia de ser madre por sobre todas las cosas como proyecto de vida no me alcanza?

Será porque además quiero elegir cuando, con quien, y en qué circunstancias ser madre?

Será porque quiero elegir no ser madre?

Será porque no quiero que cada vez que me enojo, grito, levanto la voz o estoy de mal humor me cataloguen de histérica o menopausica?

Será porque considero necesario compañero que comprendas e internalices que el anarco-feminismo no es solo un problema de las mujeres, repensar los roles que tenemos asignados mujeres y hombres con el objeto de someternos es la tarea que tenemos que enfrentar junt@s.. Es el gran desafío que te propongo. Cómo vamos hacer la revolución social sino podemos revolucionarnos nosotr@s mism@s?

Será porque pienso que sino es dentro del anarquismo espacio donde corren vientos libertarios donde, decime cumpa, donde podemos protegernos de las tempestades de la dominación en que hemos sido form@das?

Será porque además de la utopía de una sociedad sin estado, sin iglesia, sin policía, sin militares, sin dios, sin patrón y sin marido, tengo la utopía de una sociedad de hombres acariciadores?

Carmen
Neuquen-Mar del Plata
Abril de 1999
lacarmen@neunet.com.ar

La mirada de Osvaldo Bayer sobre la
obra "¡Estalla, Silencio!" en la que participa Carmen

 

Diario Pagina 12 del 9 de noviembre de 2008

La Patagonia sigue rebelde

Por Osvaldo Bayer
Desde Choele Choel, Río Negro


A veces, sin querer, comienza una sonrisa a dibujarse en el rostro de uno. Es cuando una vez más constata que la ética no se rinde nunca. O mejor aún: jamás. A veces pueden pasar siglos, pero sigue horadando en la memoria. Y de pronto, está ahí, frente a nosotros.
Se nos presentó en la Plaza Rodolfo Walsh, de Lamarque, en Río Negro, cuando formamos una larga columna de vehículos de todo tipo. Hacia la estancia El Curundú, que significa nada menos que gualicho de amor, en guaraní. Allí, hace 81 años nacía nuestro querido Rodolfo Walsh. Con nosotros venía Patricia Walsh, su hija. Fue como una cruzada. No íbamos ni en busca de méritos, ni para lograr candidaturas, ni para comprar tierras en un remate. No, íbamos sólo -y esto es lo increíble- acompañados por la ética. Sí, nos gusta repetirlo. Porque íbamos a rescatar la memoria. Ibamos a abrazar el recuerdo del mejor de nuestra generación. Se llamó -se llama- Rodolfo Walsh. Nos encaminábamos a su lugar de nacimiento. A saludar las imágenes de su infancia, a sus personajes reunidos allí. A sus sueños de igualdad, libertad, fraternidad. A murmurar en esa casona, en su galería de tejas y en el patio de ladrillos que él conoció al abrir sus ojos, aquella estrofa sagrada: "Ved en trono a la noble igualdad, Libertad, Libertad, Libertad". Ibamos a visitar a nuestro Mariano Moreno del siglo veinte. El que enfrentó con la palabra y un revolvito casi de juguete a todas las fuerzas armadas que se cubrían el rostro siniestro con la careta de la desaparición. Dicen los poetas que murió sonriente y con sus manos tan limpias como su mente.
Llegamos a la estancia El Curundú, hoy en poder de una multinacional del comercio de frutas. Por los diarios nos enteramos de que la multinacional nos iba a permitir entrar pero que seríamos custodiados por la BORA, policía especial antimotines de la provincia de Río Negro. Sí, en esas regiones tranquilas de horizontes, soles y paisajes de verde y cielo ahora hay policías antimotines. El miedo que ellos tal vez quisieron imponernos se transformó en nosotros en sonrisa burlona. Pero no aparecieron. Entramos. Nos acompañaba el intendente de Lamarque, historiadores regionales, docentes universitarios y de las provincias de Río Negro y Neuquén agremiados en la Asociación de Docentes de la Universidad Nacional del Comahue, en la Unión de Trabajadores de la Educación de Río Negro y en la Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén, y gente del pueblo con sus niños. No apareció ni siquiera algún burócrata de oficina de la poderosa empresa a recibirnos. No, nos mostraron su espalda. La palabra "propiedad" está para ellos más allá que la historia, que los auténticos héroes del pueblo, que la moral de la ciudadanía. Formas de nuestra democracia. Pero a nuestro lado estaban las Madres de Plaza de Mayo con sus pañuelos.
Esa galería... Quisimos entrar en las habitaciones, pero estaban cerradas con llave y sus postigos también, para que no pudiéramos ver nada de lo que pasa en esos cuartos que vieron nacer a ese niño y a sus cuatro hermanos. Pero allí, con Patricia, descubrimos una placa donde quedará para siempre la señal de su importancia histórica. Allí y en un acto posterior que se hizo en Lamarque quedó firme el propósito de que esa casa se convierta en un espacio público que permita la difusión de la obra de Walsh, pero más que eso, que sea un centro de la cultura, con su biblioteca y su sala de reunión de delegaciones de estudiantes y obreros de todo el país para el debate de nuestra historia, de nuestro presente, del arte, y de los rumbos de ese algo infinito que es la literatura. La casa es ya hoy patrimonio histórico. Ahora los representantes municipales, provinciales y nacionales tienen que dar el sello de que esa casa pertenece a la comunidad toda y no a un señor o varios señores que viven en Miami.
Volveremos siempre hasta lograr que la historia y la cultura superen el egoísta derecho de la mera propiedad privada de un lugar pleno de sueños y esperanzas. Y antes del viaje a las tierras de Rodolfo, las fantasías de la realidad nos llevaron a presenciar un acto de profunda cultura. En una fábrica de Neuquén. Sí, como en aquellas décadas del pasado obrero de los anarquistas. Estos tenían presentes siempre tres deberes: trabajo, cultura y familia. Y no olvidar, los sábados a la noche, el conjunto filodramático de las Sociedades de Oficios Varios. En Neuquén fue, como no podía ser de otra manera, en Zanon, la fábrica de porcelanas. Hoy llamada Fasinpat, Fábrica Sin Patrones. Sin patrones, como tendría que ser en una sociedad racional. Los obreros hicieron un alto en el trabajo para el espectáculo, pero las máquinas siguieron funcionando, como lo adelantó el obrero que habló en la presentación: "Vamos a abrir este espacio de la cultura con el ruido de las máquinas, es decir, de la música del trabajo para demostrar que esta fábrica abandonada por sus ex dueños seguirá funcionando siempre, y mucho mejor, por cierto, en manos de los obreros".
Y de repente entran en el amplio galpón seres vestidos de negro en altos zancos. Son los artistas del Teatro de la Calle, que representan la obra Estalla el silencio. Los seres en negro, en zancos y con armas desde arriba, y los jóvenes que luchan por un mundo mejor, de blanco, con libros y volantes. Aparece, también, el amor, en un balcón, con una Julieta que espera y un Romeo que la mira desde abajo con flores y la rodea de versos. Pero de pronto, por el balcón se asoman dos caricaturas uniformadas, siniestras. Uno ordena y el otro obedece a gritos. Se inicia así ya, en el escenario, el fin de la juventud y su amor. Ese fin es patético. Emociona hasta la extenuación total. Los movimientos de la desesperación, de la tortura, la más cobardes de las ferocidades y cobardías. El terror uniformado como método del poder absoluto. La muerte contra la vida y el amor. Un ballet trágico, desconsolador. Pero por la calle ancha aparece una mujer con la cabeza cubierta con un pañuelo blanco. Y levanta un enorme retrato de Julieta, ya desaparecida.
Fin. La emoción sólo permite el silencio. Los actores no salen a agradecer, queda sólo allí la Madre, elevando infinitamente el retrato de su hija.
Ni Chéjov habría podido mostrar así la "muerte argentina". La desaparición y su "obediencia debida".
Los obreros se mantuvieron de pie, los demás espectadores no hicieron ningún movimiento. Nadie se movió. Hasta las máquinas parecieron guardar silencio.
De inmediato, el representante de los obreros de Fasinpat habló diciendo que jamás abandonarán esos talleres, donde la voz de las asambleas ha triunfado hasta ahora sobre todos los subterfugios de los ex patrones y de la cobardía de políticos y jueces que recurren al tiempo y al papeleo burocrático para no definirse.
Como vemos, la Patagonia continúa siendo rebelde y busca otros caminos. Por ejemplo la fiesta de los cincuenta años de la biblioteca popular de Cutral-Có. Fuimos a saludar al querido centro de lectores jóvenes que quieren saber más para que el paisaje no les sea robado y la sabiduría les traiga aquella noble igualdad que se canta en el himno.
Y como si fuera poco, la exposición neuquina de la organización H.I.J.O.S., sí, los hijos, pura juventud hoy de sus padres desaparecidos. Exposición de dibujos, carteles, filmes, teatro, música. Todo bajo el título Justicia con vos. Todo para que los jueces no le den la espalda a la verdad, en los juicios que se están llevando contra esas figuras cavernarias de los represores de La Escuelita.
Y volviendo ya para acá, en la Santa Rosa de nuestras pampas criollas, los escritores pampeanos reunidos en largas hornadas: poesía, relatos, novelas, ensayos, todo con el olor a lluvia, a campo y a sol pleno. Nuestras pampas tienen sus relatores. Vale la pena escucharlos, mientras los pocos ombúes que quedan nos observan serios e impertérritos.
Regreso a Neuquén: de pronto una columna interminable, ruidosa y entusiasta rodea la casa de gobierno. Son los trabajadores de la provincia que luchan por sus derechos. Coros de protesta. Me invitan a hablar y comienzo diciendo: "Hoy he visto regresar la Patagonia Rebelde".
El viajero regresa del Sur con la maleta más llena que nunca. Desensillamos. Miramos hacia el Sur. Hay allá como unos relámpagos que nos informan que allí la vida no se rinde.

(para ver el avance de la obra, hacer click en el link)

http://es.youtube.com/watch?v=l2GDOQvVrhA


************

Octubre 2001- Maria Elisa de Mar del Plata

..y sigue el camino porque existen caminantes con ganas, con entusiasmo, penas, asombros, expectación,  sana inocencia. Caminantes no violentos. Seres en el camino, "como la vida misma". Y si miro el atardecer este es único y no esta referido a ningún otro!. Esa es la inocencia, el descubrimiento silencioso de la realidad, pues del silencio nace la palabra. Los pasos sobre la tierra marcan el camino, sin conocer la meta, ignorando si volveré. ¿ Y esto no es poesía?, el misterio es el que se anima y si pudiera expresar con una palabra, la calidez de la respiración, la temperatura del corazón, la levedad del ser, mientras subimos la sierra o caminamos a orilla del mar, diría que filosofamos la vida mientras caminamos... tal vez la palabra sea com-par-tir, y hasta agregaría que tenemos nuestro "reality show", cuyos títulos podrían ser: "Caminantes que saben amar", o "Vamos a ninguna parte" o "Pasos irrepetibles" o "No se vende" (ver trueque) y en el guión, sabias palabras como "a comer" y actitudes particulares de los personajes habituales tales como Catalina: ¡sigamos! no paremos. Gloria: puedo dormir parada!, o los lideres ocasionales: Miguelo en el papel de guía turístico del puerto, o una clásica pregunta: ¿Seguimos a Juana o a Gloria?, todo adosado al decorado de escena en un rosario de alegría, cuentos, mitos, libertad, renuncia al poder, ideas comunes o disensos en el universo del camino.

Gracias a todos los Crotos!!!

**************

(Por la ley de ligadura de trompas y vasectomía sin restricciones).


Hartas de parir


Algunas mujeres estamos hartas de parir:

Hartas de parir hijos para la guerra

Hartas de parir para la desnutrición

Hartas de parir para engrosar las filas de los desocupados/as, de los analfabetos/as

Hartas de parir para poblar descampados

Hartas de parir para que se llenen de plata los narcotraficantes

Hartas de parir para que los dictadores de las modas mutilen los cuerpos

Hartas de parir para el gozo de los milicos represores y asesinos

Hartas de parir para el disfrute de la policía del gatillo fácil

Hartas de parir para la perversión de los curas supuestamente célibes

Hartas de parir para la servidumbre

Hartas de parir para el amo "mercado"

Hartas de parir para que se llenen las cárceles

Hartas de parir

hemos decidido levantar nuestra voz en el concierto social y exigir,

exigir decimos!,

nuestra parte de placeres en el banquete de la vida"

porque para nosotras:

¡Nuestro dios es la humanidad


Nuestra patria el universo


Nuestro gobierno es nuestra propia voluntad!
-


k@s@ndr@s

Feministas Libertarias

Neuquén - Argentina

http://kasandrxs.radioteca.net/

Consideraciones en torno al 8 de Marzo

"Día internacional de la mujer"

Ana Videla Lira


No podemos seguir celebrando un día de caridad, que se preste para que los varones nos brinden un saludo o una flor, que servirá para aquietar nuestros roles pasivos. Con las disculpas necesarias sobre el machismo imperante esperan que agradezcamos esa sonrisa conciliadora y misericordiosa que perpetúe el sometimiento de quienes los parieron e inventaron.

Si las mujeres tenemos nuestro día de celebración, es porque los restantes días del año no nos pertenecen, es porque aún siendo la mayoría de la población, conformamos un segmento marginado, en el sentido de la toma de decisiones y las políticas gobernantes.

La mujer revolucionaria no se diferencia de la mujer tradicional, no es más o menos revolucionaria por su género sexual, el asunto es homenajear realmente a estas mujeres por su calidad de condición humana que las hizo vencer las adversidades y entregarse a la lucha social. Dejando en claro, que:

Una organización revolucionaria debe cuestionarse la participación que en ella han asumido las mujeres, y empezar por reconocer que esta lucha se origina desde adentro.

Personalmente, aborrezco los halagos sobre lo valerosas y combativas que pueden ser las mujeres en la lucha; como quien alienta solapadamente a su servidumbre a servir el café, como Carlos Puebla en su canción, "si no fuera por Emiliana nos quedaríamos con las ganas de tomar café, de tomar café, de tomar caaaaafée").

No soy esposa ni madre, los dos títulos socialmente más apreciados en esta cultura de la propiedad y la producción; soy nada más que mujer, sin adjetivos serviles; y me gustaría tener cosas que proponer en la construcción de esta empresa, pero desde el lenguaje que nos es propio, no desde la permisibilidad masculina.

La mujer se sostiene por sí misma, no necesitamos que nos brinden un día calendario, tenemos nuestro propio ciclo. Somos portadoras de cultura y como tales debemos hacer consciente el poder con que contamos al transmitir a nuestros hijos y educandos, las simientes de un mundo nuevo.
Porque asumimos a la vez, la responsabilidad de esta ignominia.

****


Amor y Anarquia


Errico Malatesta (1853-1932)

Tomado del libro SOCIALISMO Y ANARQUIA


Al principio puede parecer extraño que la cuestión del amor y todas las que
le son conexas preocupen mucho a un gran número de hombres y de mujeres
mientras hay otros problemas más urgentes, si no más importantes, que debieran acaparar toda la atención y toda la actividad de los que buscan el modo de remediar los males que sufre la humanidad.Encontramos diariamente gentes aplastadas bajo el peso de las instituciones
actuales; gentes obligadas a alimentarse malamente y amenazadas a cada instante de caer en la miseria más profunda por falta de trabajo o a consecuencia de una enfermedad; gentes que se hallan en la imposibilidad de criar convenientemente a sus hijos, que mueren a menudo careciendo de los cuidados necesarios; gentes condenadas a pasar su vida sin ser un solo dia
dueñas de sí mismas, siempre a merced de los patronos o de la policía; gentes para las cuales el derecho de tener una familia y el derecho de amar es una ironía sangrienta y que, sin embargo, no aceptan los medios que les proponemos para sustraerse a la esclavitud política y económica si antes no sabemos explicarles de qué modo, en una sociedad libertaria, la necesidad de
amar hallará su satisfaccion y de qué modo comprendemos la organización de la familia. Y, naturalmente, esta preocupación se agranda y hace descuidar y hasta despreciar los demás problemas en personas que tienen resuelto, particularmente, el problema del hambre y que se hallan en situación normal de poder satisfacer las necesidades más imperiosas porque viven en un ambiente de bienestar relativo.Este hecho se explica dado el lugar inmenso que ocupa el amor en la vida moral y material del hombre, puesto que en el hogar, en la familia, es donde
el hombre gasta la mayor y mejor parte de su vida. Y se explica también por una tendencia hacia el ideal que arrebata al espíritu humano tan pronto como se abre a la conciencia.Mientras el hombre sufre sin darse cuenta los sufrimientos, sin buscar el remedio y sin rebelarse, vive semejante a los brutos, aceptando la vida tal como la encuentra.Pero desde que comienza a pensar y a comprender que sus males no se deben a insuperables fatalidades naturales, sino a causas humanas que los hombres pueden destruir, experimenta en seguida una necesidad de perfección y quiere, idealmente al menos, gozar de una sociedad en que reine la armonía
absoluta y en que el dolor haya desaparecido por completo y para siempre.Esta tendencia es muy útil, ya que impulsa a marchar adelante, pero tambien se vuelve nociva si, con el pretexto de que no se puede alcanzar la perfección y que es imposible suprimir todos los peligros y defectos, nos aconseja descuidar las realizaciones posibles para continuar en el estado
actual.* * *Ahora bien, y digámoslo en seguida, no tenemos ninguna solución para remediar los males que provienen del amor, pues no se pueden destruir con reformas sociales, ni siquiera con un cambio de costumbres. Están determinados por sentimientos profundos, podríamos decir fisiológicos, del hombre y no son modificables, cuando lo son, sino por una lenta evolución y de un modo que no podemos prever.Queremos la libertad; queremos que los hombres y las mujeres puedan amarse y unirse libremente sin otro motivo que el amor, sin ninguna violencia legal, económica o física.Pero la libertad, aun siendo la única solución que podemos y debemos ofrecer, no resuelve radicalmente el problema, dado que el amor, para ser
satisfecho, tiene necesidad de dos libertades que concuerden y que a menudo no concuerdan de modo alguno; y dado tambien que la libertad de hacer lo que se quiere es una frase desprovista de sentido cuando no se sabe querer alguna cosa.Es muy fácil decir: "Cuando un hombre y una mujer se aman, se unen, y cuando dejan de amarse, se separan". Pero sería necesario, para que este principio se convirtiese en regla general y segura de felicidad, que se amaran y cesaran de amarse ambos al mismo tiempo. ¿Y si uno ama y no es amado? ¿Y si
mientras uno aún ama, el otro ya no le ama y trata de satisfacer una nueva pasión? ¿Y si uno ama a un mismo tiempo varias personas que no pueden adaptarse a esta promiscuidad?"Yo soy feo - nos decía una vez un amigo - ¿Qué haré si nadie quiere amarme?" La pregunta mueve a risa, pero tambien nos deja entrever verdaderas tragedias.Y otro, preocupado por el mismo problema, nos decía: "Actualmente, si no encuentro el amor, lo compro, aunque tenga que economizar mi pan. ¿Qué haré cuando no haya mujeres que se vendan?" La pregunta es horrible, pues muestra el deseo de que haya seres humanos obligados por el hambre a prostituirse; pero es también terrible... y terriblemente humano.Algunos dicen que el remedio podría hallarse en la abolición radical de la familia; la abolición de la pareja sexual más o menos estable, reduciendo el amor al solo acto físico, o por mejor decir, transformándolo, con la unión
sexual como añadidura, en un sentimiento parecido a la amistad, que reconozca la multiplicidad, la variedad, la contemporaneidad de afectos.¿Y los hijos?... Hijos de todos.¿Puede ser abolida la familia? ¿Es de desear que lo sea?Hagamos observar antes que nada, que, a pesar del régimen de opresión y de mentira que ha prevalecido y prevalece aún en la familia, ésta ha sido y continua siendo el mas grande factor de desarrollo humano, pues en la familia es donde el hombre normal se sacrifica por el hombre y cumple el bien por el bien, sin desear otra compensación que el amor de la compañera y de los hijos.Pero, se nos dice, una vez eliminadas las cuestiones de intereses, todos los hombres serán hermanos y se amarán mutuamente.Ciertamente, no se odiarán; cierto que el sentimiento de simpatia y de solidaridad se desarrollaría mucho y que el interés general de los hombres se convertiria en un factor importante en la determinación de la conducta de cada uno.Pero esto no es aún el amor. Amar a todo el mundo se parece mucho a no amar a nadie.Podemos, tal vez socorrer, pero no podemos llorar todas las desgracias, pues nuestra vida se deslizaría entera entre lagrimas y, sin embargo, el llanto de la simpatía es el consuelo mas dulce para un corazón que sufre. La
estadística de las defunciones y de los nacimientos puede ofrecernos datos
interesantes para conocer las necesidades de la sociedad; pero no dice nada a nuestros corazones. Nos es materialmente imposible entristecernos por cada hombre que muere y regocijarnos por cada nacimiento.Y si no amamos a alguien más vivamente que a los demas; si no hay un solo ser por el cual no estemos particularmente dispuestos a sacrificarnos; si no
conocemos otro amor que este amor moderado, vago, casi teorico, que podemos
sentir por todos, ¿no resultaría la vida menos rica, menos fecunda, menos bella? ¿No se vería disminuida la naturaleza humana en sus más bellos impulsos? ¿Acaso no nos veríamos privados de los goces más profundos? ¿No seríamos más desgraciados?Por lo demas, el amor es lo que es. Cuando se ama fuertemente se siente la necesidad del contacto, de la posesión exclusiva del ser amado.Los celos, comprendidos en el mejor sentido de la palabra, parecen formar y
forman generalmente una sola cosa con el amor. El hecho podrá ser lamentable, pero no puede cambiarse a voluntad, ni siquiera a voluntad del que personalmente los sufre.Para nosotros el amor es una pasión que engendra por sí misma tragedias.
Estas tragedias no se traducirián más, ciertamente, en actos violentos y brutales si el hombre tuviese el sentimiento de respeto a la libertad ajena, si tuviese bastante imperio sobre sí mismo para comprender que no se remedia un mal con otro mayor, y si la opinion publica no fuese, como hoy, tan indulgente con los crimenes pasionales; pero las tragedias no serían por
esto menos dolorosas.Mientras los hombres tengan los sentimientos que tienen - y un cambio en el regimen económico y político de la sociedad no nos parece suficiente para
modificarlos por entero - el amor producirá al mismo tiempo que grandes alegrias, grandes dolores. Se podrá disminuirlos o atenuarlos, con la eliminación de todas las causas que pueden ser eliminadas, pero su destrucción completa es imposible.¿Es ésta una razon para no aceptar nuestras ideas y querer permanecer en el estado actual? Así se obraría como aquel que no pudiendo comprarse vestidos lujosos prefiriese ir desnudo, o que no pudiendo comer perdices todos los dias renunciase al pan, o como un médico que, dada la impotencia de la ciencia actual ante ciertas enfermedades, se negase a curar las que son curables.Eliminemos la explotacion del hombre por el hombre, combatamos la pretensión brutal del macho que se cree dueño de la hembra, combatamos los prejuicios religiosos, sociales y sexuales, aseguremos a todos, hombres, mujeres y niños, el bienestar y la libertad, propaguemos la instrucción y entonces podremos regocijarnos con razón si no quedan más males que los del amor.En todo caso, los desgraciados en amor podrán procurarse otros goces, pues no sucederá como hoy, en que el amor y el alcohol constituyen los únicos consuelos de la mayor parte de la humanidad.


volver a pagina inicial